¿Quién soy yo?

 Crochet et Lace - Virginia Alejandra Herrera

¿Qué buena pregunta ¿no?

Mi nombre es.. Virginia Alejandra Herrera, una persona normal, con una vida normal…pensándolo bien.. no… no… olvídense de eso, la verdad que no.
Ahora que lo pienso mi vida no es nada normal.

 

Un poco de mi.

Vivo en Moreno, Buenos Aires, Argentina. Soy Docente de Educación Especial y de Primaria (lo que hoy se llama EGB 1 y 2). He tenido hermosas experiencia trabajando, actualmente no estoy en actividad formal. Tengo un gran amor por mi profesión y modestamente enseñar es lo que mejor hago.

Mi familia esta compuesta por mi compañero de viaje Pablo. Mis hijos en la tierra Pablo, Valentin, Luci, Félix y Corina  y mi hijo Constantinne en el cielo

En este barco también disfrutamos de la compañía perruna de Blanquita y Chula, gatuna de Negrita, La gata gorda y El gato nene (tres hermosas gatas), Flor, el gallo y Princesa, la gallina. Como verán en este barco siempre hay mucho movimiento.

.

 

 

.

 ¿Qué me gusta?

Me encanta el jardín, las flores, las lavandas, las rosas, las mariposas que nos visitan, la Magnolia,  los árboles, los troncos, la vida que los habita. Me gusta charlar con mis hijos y escuchar las charlas que tienen entre ellos. Me parecen absolutamente mágicas. Me considero una madre poco convencional con unas ideas poco convencionales, muy alejada a la idea de madre de los comerciales. Fotógrafa amateur, en pleno proceso de aprendizaje. Emprendedora de toda la vida, nunca pude quedarme quieta. Proyecto de titiritera, optimista, soñadora y resiliente.

dsc_0076_5

¿Y qué hay del tejido?

 

.
.
.
Doña Rina, una viejecita italiana,  tejedora de las de antes, de esas que hasta sabían hilar a mano la lana cruda, hace muchos años me enseño a tejer. Iba por las tardes a su casa y mientras mirábamos la novela me enseñaba. Siempre al terminar la clase me preparaba un té con leche y facturas. Una vez recuerdo que emocionada le lleve una madeja de lana azul para empezar mi obra esa misma tarde. ¡Grande fue mi sorpresa al enterarme que primero había que devanarla! Era exigente y al menor error no dudaba en desarmarme toda la obra. Guardo hermosas charlas y recuerdos de esos encuentros.
De a poco aprendí y en el transcurso de mi vida fui tejiendo y destejiendo distintos proyectos. Casi como una metáfora de la vida. Años después el tejido apareció en mi vida como terapia. Yo no puedo decir que sea una eximia tejedora, ni que de tanto tejer se me hayan formado callos, no,  he tejido siempre por hobby.
.
La creación de este espacio, el tejido en las redes, para mi está íntimamente ligado al nacimiento de Corina, ella nació en un época que para mi fue de crisis. Era tan pequeñita que cabía en la mano de mi esposo. Nosotros habíamos pasado por la muerte de nuestro hijo Constantinne. Y todo lo que había querido esconder en relación a la muerte de él explotó en esa época. No se por qué en ese momento pensaba que Corina  no iba a sobrevivir. Pensaba en mis hijos, en mi esposo, pensaba que no íbamos a poder sobrellevar otra vez tanto dolor. Fueron momentos muy difíciles, en donde no había mucho espacio para tener conciencia de todo lo que estábamos viviendo porque había una personita que esperaba nuestro encuentro cada tres horas. Corina pasó casi tres meses internada, las dos lejos de casa, entre medio tantas cosas, … un tornado pasó por nuestras vidas…La alegría al volver  fue enorme.
.
.
.
.
.
.
Cuando volvimos a casa, tuve que tomar algunas decisiones, la vida y la muerte de Constantinne nos marco de tal manera que tenía  muchísimo miedo a  que Cori muriera y no quería perderme ningún momento. Con el tiempo me dí cuenta de que la vida de Corina, es eso de Corina. Batallar contra tantos miedos no fue nada fácil. Pero tampoco podía dejar que el miedo dirigiera este barco.
Deje de trabajar y mi vida social se redujo a mi casa y a las salas de espera de las distintas terapias de Corina. En eso encontré… o la vida puso en mi camino, un grupo hermoso de tejido, llevado adelante por una hermosa persona, Natalia Friedrich. En ese grupo encontré un lugar para tejer pero como cualquier circulo de mujeres sabe,  un circulo de mujeres tejiendo es mucho mas que eso y se tejen mucho mas que hilos y allí  me volví a encontrar. Mi yo docente y el tejido se sintetizaron.
.
.

.

.

.

Toda esa época la podría reducir en la siguiente oración “Yo morí” Literalmente, una parte de mi muy grande, murió en esa época y me volví a construir, volví a vivir. Levantarme fue una obra faraónica, no les miento. Fué muy, muy dificil, estaba rota, completamente rota. Y tenía que armarme. Para quien ha pasado por circunstancia similares sabe que hasta construir una imagen de buena madre de si misma después de todo eso es harto dificil.

Luego llego el crochet irlandés, del cual tenía absoluto desconocimiento, y la idea, el desafío de aprender esta
técnica. Para muchas personas puede parecer absolutamente absurdo embarcarse en la idea del auto-aprendizaje y el aprendizaje colaborativo de algo que no se tiene idea, en especial si esas personas tienen cierto reconocimiento. Pero les advertí que mis ideas son  poco  convencionales. Como les conté el éxito fue rotundo. Hemos avanzado un buen trecho en este camino. Y aquí estoy, transitando nuevas sendas, construyendo, creando, aprendiendo, tomando desafíos. Sacando lo mejor, trabajando mucho desde casa.

12

 

 

 

 

13Ahora es tiempo de dar la bienvenida a una nueva etapa, en donde me permita continuar aprendiendo, enseñando pero también me permita abrir las manos para  recibir y transformar mi vida. Es parte de tomar estas herramientas que entre todas pusimos a disposición para transformarnos. Pienso que si soy capaz de hacer lo que pregono cualquiera podrá hacerlo.Así que volviendo al principio

¿Quién soy yo?

Pues eso, la suma de lo que traigo, lo que me regalaron mis padres, mis vivencias, las decisiones que tomo, mis creencias, la manera en que decido tomar la vida, la fe en mi misma y en los demás.

Así que acá estoy eligiendo ¡Vivir la vida! (menuda tarea) ¡Demostrándome que si se puede! Contándote que  he estado ahí y que sin importa las circunstancias claro que vos también podes!!!!

Te invito a compartir y dejar tu mensaje abajo en los comentarios, nunca se sabe a quienes puede inspirar esta historia.
¡Nos estamos leyendo!